Crónica TUI Palma por Pep Aguiló

Contento por ser finisher de mi primer maratón, triste por no haber cumplido mi objetivo de sub 4:00.

Empecé sorprendentemente muy cómodo, a 5:35 de media hasta el km17 cuando mi idea inicial era aguantar los primeros 5km a 6:00 y poco después bajar progresivamente hasta los 5:40. Me notaba que iba muy suelto y además podía llevar una conversación fluida sin agotamiento, me notaba que estaba guardando fuerzas.

TUI 1

Foto realizada por Edu Sancho.

Ya estaba bien de hacer el zángano, afronto la pasada por la catedral, un poco de casco antiguo de Palma precioso y decido apretar un poco, muy poco, bajando a 5:25-5:15. Me sigo notando perfecto de cardio y de músculo, y mi lesión de de gemelo derecho ni asoma. Pasan los kilómetros y no paro de adelantar a gente y a mi ritmo de crucero me mantengo hasta el km 30. Me veía fortísimo y ya pensaba que era capaz de bajar del 3:45, estaba convencido de que mi meta de los 4 ya no era un objetivo real, que debía empezar a pensar en otro tipo de glorias. Paso por el 30 en 2:43:15, a una media de 5:25.

Aguanté mi ritmo de crucero hasta el km 33, y quizás el adoquinado, el calor sofocante y la leve pendiente del paseo de l’Arenal pero empiezo a notar que ya no iba tan cómodo. Sin querer o queriendo bajé mi ritmo a 5:40 de golpe, creo que fue más un bajón mental de ver la catedral al fondo y no ver nada con lo que distraerse en un escenario tan repetitivo. De todas formas todo bien, no adelantaba posiciones pero tampoco las perdía. Pasé mi momento de bajón y decidí que era momento de volver a mi ritmo de crucero allá por el km 35 y no pasaron ni 500m cuando llegó el primer aviso, noté que el gemelo me daba un pequeño espasmo, pero como curiosamente era el otro al lesionado, el izquierdo, no le di la mayor importancia y seguí igual esperando que no fuera a más. Un minuto después y segundo espasmo, ya me puse algo nervioso y decidí bajar el ritmo a 6, tenía margen aun para hacer mi sub 4 y quería asegurar. Adiós a mis aires de grandeza del km 30 y mis nuevas metas. Pasan los km, llego al 38 poco después de un avituallamiento del que salí empapado de agua, me noté muy descansado y era el momento de volver a apretar un poquitín, tan solo a 5:40 de nuevo. Curiosamente momento que encuentro familiares y amigos animando, incluso a Jimmy en su bici de carretera para darme ánimos un rato.

Un kilómetro más y pinchazo bestial que me deja parado en seco y con mucho dolor, no puedo ni caminar. Mi impulso inicial fue el llevarme la mano al gemelo izquierdo y acto seguido hacer la intención de estirarlo. Por suerte JImmy me paró en mi intento y me siento en uno de esos bancos tan chulos del paseo del molinar. Me contó que sólo necesitaba relajarlo y le hice caso, me dio unos golpes y un pequeño masaje. Después de unos minutos el dolor pasó a ser molestia y fue el momento de empezar a andar y así lo hice durante unos 200m antes de ponerme a trotar de nuevo. Me sentía pletórico, sinceramente me vi fuera de la carrera y eso me dio muchísima moral. Conseguí trotar de nuevo a 5:40 porque con el tiempo perdido del gemelo el globo de 4 me pisaba los talones. Jimmy no paraba de decirme que me olvidará del condenado reloj y que disfrutara del final de carrera, pero yo no sólo le oía, no le escuchaba. Yo seguía pensando en ese sub 4.

km 40, veía que la cosa se decidiría por segundos y volví a apretar de nuevo poniéndome a mi ritmo de crucero de 5:15. Me sentía muy fuerte de músculo y cardio, muy descansado y ya con una molestia que no me preocupaba. Todo muy feliz hasta que pasados 2 minutos noté de nuevo otro espasmo.

Fue el momento de asumir que no valía la pena jugársela a tan poco del final y bajé mi ritmo a 6:15. Frustrado veo como pasado en el km 41, más o menos a la altura de GESA, me pasa el globo de 4:00 y que no podría hacer nada por aguantarlo, y todo esto viendo la meta y la gente animando.

Llego a la altura de la meta y veo el crono por encima del 4. Ya me daba igual el gemelo en esos 195m de más de los 42 para completar el maratón y apreté viendo como la gente llegaba andando e incluso aguantada por sanitarios. Al final entré por meta a poco más de 1 minuto del globo y con una marca neta de 04h00’55”.

TUI llegada

Foto cortesía de Caty Pons Timoner

Como he dicho, es una sensación agridulce pero el año que viene estaré de nuevo ahí, con mejor preparación (creía que 2 meses bastaban) y seguro con mejor marca.

Muchísimas gracias por vuestro apoyo, entrenamientos, ánimos y consejos! Sois muy grandes!

GASSSSSSSSSSSS!!!!

Anuncios

Publicado el octubre 22, 2013 en 2013, Competiciones. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Jaime, va a ser que no! 😛

  2. El dia 3/11 en Arta, tienes otra maraton para bajar de 4 horas.

  1. Pingback: Tui Marathon 2013 | Comando Sa Riera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: